Un apasionado llamamiento a todos los cristianos para que respondan a la oración de Jesús por la unidad de sus discípulos. La Encíclica del Papa Wojtyla nos ayuda a mirar la realidad de las comunidades cristianas de hoy con un renovado compromiso ecuménico.

A continuación expondremos de un manera breve una síntesis de la encíclica Ut unum sint escrita por el entonces Papa, san Juan Pablo II en el año 1995[1]. Esta encíclica tratará el ecumenismo teniendo como texto base el decreto del Concilio Vaticano II, Unitatis redintegratio, pudiendo ser, a mi juicio y sin pretensión de acotarla o reducirla, un comentario actualizado de este decreto.

Con esta síntesis no recojo todas las ideas que en la encíclica se exponen sino un repaso de las ideas que a mi juicio son recalcables, sea por su vigencia teológica y pastoral o porque me haya llamado la atención.

El Santo Padre ve con optimismo los pasos que se van dando en los diálogos bilaterales con las distintas confesiones. Un ejemplo de ello lo vemos cuando muestra la situación de las relaciones de las distintas Iglesias y Comunidades eclesiales de Oriente y Occidente. Por un lado, vemos que la Iglesia católica valora la rica tradición de las iglesias orientales y la celebración de los sacramentos. Sin embargo, se sabe que no va a ser fácil la unidad después de más de mil años de división. También se dirige a las antiguas iglesias de oriente como las que surgieron después de los concilios de Éfeso y Calcedonia. Por otro lado, las iglesias y comunidad eclesiales de Occidente, herederas de la Reforma, se tienen en cuentas las grandes divergencias en cuestión de sacramentos y, en concreto, del ministerio ordenado y la Eucaristía. Sin embargo, el Papa apunta la creación en 1964 del Cuerpo Mixto de trabajo con el Consejo Ecuménico de las Iglesias que ha dado lugar a un diálogo fecundo y rico entre ambas confesiones.

El documento parte de una urgencia del ecumenismo debido a una motivación misionera y por el testimonio de miles de mártires (sobre todo en la actualidad) donde compartimos muchos mártires y santos. La división es un escándalo, la unidad es una categoría esencial de la Iglesia, constituidas por vínculos de fe, sacramentos y comunión jerárquica, todo esto dado por el Espíritu Santo.

Hablará también del compromiso ecuménico que es la conversión de los corazones (personal y comunitario) y la oración. Por ello se requiere el “diálogo de conversión” como fundamento del diálogo ecuménico y consiste en reconocer sus propias faltas, confesar sus culpas y trabajar juntos.

El Santo Padre concebirá el Movimiento Ecuménico como un movimiento de distintas confesiones que pretende el restablecimiento de la plena unidad visible de todos los bautizados, “sin imponer cargas a nadie”.

Podemos hablar de frutos ecuménicos en dos lugares teológicos esenciales para cualquier comunidad cristiana: la Palabra de Dios y la liturgia. Por una parte, se han editado traducciones ecuménicas de la Biblia y, por otra parte, en lo que a la liturgia se refiere, se ha renovado el culto y se toma en cuenta la communicatio in sacris.

Dicho esto debemos apuntas que el diálogo ecuménico no es solo doctrinal sino de amor, es decir, requiere un reconocimiento mutuo. Además del debate teológico también ha habido encuentros de oración y colaboración prácticas. “Las visitas pastorales tienen una prioridad ecuménica”.

Sin embargo, san Juan Pablo II recuerda algunos puntos en los que seguir profundizando y avanzando juntos por el camino del ecumenismo. Estos son la relación entre la Sagrada Escritura y la Tradición de la Iglesia; la Eucaristía como sacramento; el Orden como sacramento que incluye el episcopal, presbiterado y diaconado; el Magisterio confiado al Papa y a los Obispos en comunión con él y la virginidad de María, la Madre de Dios.

Me gustaría subrayar los números de 91-96 que hablan sobre la legitimidad del Primado de Pedro. El Papa es un sujeto que segura la unidad y también suscita división para algunas Iglesias y comunidades eclesiales, por ello pide perdón. Se remonta a la figura de Pedro y el encargo que le da Jesús (Mt 16, 17-19) aun su debilidad.

Por último, el Santo Padre exhorta a los Obispos a promover  la unida y pedir al ES el espíritu de oración, acción de gracias y esperanza.

El texto busca ser una fiel lectura de Unitatis redintegratio, no diremos que es un comentario a este decreto pero si es cierto que parte de allí para leer todos los avances y valorar todos los frutos que se han cosechado desde su publicación en los años sesenta hasta mediados de los noventa, a las puertas del jubileo del 2000.

Es un texto que mira con orgullo el presente y con optimismo y esperanza el futuro. Un texto que ansía la unidad y de verdad cree que es posible. Un documento para todos aquellos que aún no se han convencido de que el ecumenismo no es un accidente, un añadido, una “pastoral” de la Iglesia Católica u otras confesiones sino que es una actividad que parte de una categoría esencial de la Iglesia: la unidad, una unidad que es a su vez un imperativo en boca de Jesucristo: ¡Qué todos sean uno! Ut unum sint (Jn 17, 21).

Fuente

http://geryteologia.blogspot.com/2016/04/sintesis-de-la-enciclica-ut-unum-sint.html

 

0

You may also like

Grandes pensadores de política y economía en la historia de la humanidad. Parte IV
“En pandemia: la inteligencia de la comprensión, la razón ardiente de la nueva civilización humanista”. Enrique San Miguel Pérez
Grandes pensadores de política y economía en la historia de la humanidad. Parte III

admin

Agregar un comentario