El Modelo Educativo de la UMC orienta el proceso de enseñanza-aprendizaje, la estructura del proceso educativo y los componentes esenciales que la regulan. Este modelo se basa en los siguientes elementos del sello de la Universidad:

  1. El proyecto institucional de la UMC se fundamenta en los ideales y principios del pensamiento Humanista y Cristiano.
  2. Una enseñanza que potencia las aspiraciones, motivaciones y talentos de los estudiantes en su formación profesional, como también el desarrollo de un sistema  efectivo y oportuno para resolver las debilidades académicas o el déficit adquirido en las capacidades básicas que presentan los estudiantes.
  3. La Universidad se define a sí misma como una comunidad de personas, pluralista, solidaria y comprometida con el desarrollo nacional e internacional. Busca desarrollar su propuesta educativa en una concepción de calidad, solidaridad y equidad, promoviendo la participación, el espíritu de servicio público y el compromiso social de la comunidad académico estudiantil.
  4. La Universidad reconoce y valora la diversidad que existe en la sociedad y por esto su sello de inclusividad.
  5. Reconoce la persona humana como centro nuclear de la historia y de la sociedad. Así, la función educativa de la UMC se caracteriza por perseguir la formación integral de los estudiantes como personas.