Banner-costado-02-1

Banner-costado-02-2

banners_trabajacon_2

Banner-Validacion-2

banners_Konrad

globaltrends

banner_bolsa_de_trabajo

banners_universia

noticias

Jóvenes misioneros para un continente joven

Foto noticia humanismo cristiano 2

Mensaje para América Latina con motivo del Día de Hispanoamérica, 6 de marzo.

La Pontificia Comisión para América Latina ha elegido el lema "Jóvenes misioneros para un continente joven", se enmarca significativamente en el contexto de la preparación para la próxima Jornada mundial de la juventud que se desarrollará en la ciudad de Madrid en el mes de agosto.

Hace un año, en el contexto de la celebración de la Jornada mundial de la juventud de 2010, el Santo Padre se refirió a la figura del joven rico, concretamente a la pregunta "¿Qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?" (Mc 10, 17), frase que constituyó el lema de dicha Jornada. Y, en efecto, la reflexión acerca del lugar de los jóvenes en la vida de la Iglesia halla en ese famoso encuentro de Jesús con este personaje del Evangelio una magnífica fuente de inspiración. En aquella pregunta emblemática está representada de alguna manera una inquietud que está en el corazón de todo joven, especialmente en esa etapa de la vida tan marcada por la búsqueda del sentido de la existencia.

Pero esta pregunta se presenta de muchos modos; algunas veces como un deseo explícito de encontrar a Dios y conocer su concreto designio; otras veces tal vez de manera un poco vaga, como la búsqueda espiritual de un sentido más alto que dé significado a la existencia más allá de las experiencias terrenas; otras veces, en cambio, aparece como un peso silencioso que agobia el corazón de la persona y se traduce en desasosiego o un cierto vacío que no logra explicar; tampoco faltan quienes creen haber encontrado ese sentido definitivo en las mismas realidades mundanas, acallando poco a poco la voz de su conciencia. Pero la pregunta está siempre allí, aunque muchas veces se presente de manera un tanto velada.

Hoy en día el mundo, ayudado por el avance de las ciencias y el desarrollo de la técnica y las comunicaciones, con la inmensa gama de posibilidades que estas ofrecen, parece tener mucho que proponer al corazón hambriento de los jóvenes: ¡tantas ofertas falsas de felicidad! Y ante ello, la Iglesia, "experta en humanidad", como gustaba decir el Papa Pablo VI, no deja de recordar a los hombres y mujeres de todo el mundo la verdadera respuesta que sólo el Maestro posee, la única capaz de colmar el corazón humano y de ofrecer a la persona el más alto ideal de realización y felicidad posibles; y esa respuesta es él mismo, la persona misma de Jesucristo.

No son pocos los que en algún momento de su existencia se topan con esta respuesta, pero, como sucedió al joven que se encontró cara a cara con Jesús, atados a las cosas de este mundo, enamorados de tantas ilusiones, no tienen la valentía suficiente para seguirlo y se vuelven entristecidos. Otros, en cambio, al descubrir en Cristo el horizonte infinito del amor y el ideal más grande al que se puede aspirar, se deciden a ser de sus discípulos, y reflejan en su opción las bellas palabras del apóstol Pedro: "Señor, ¿donde quién vamos a ir, si sólo tú tienes palabras de vida eterna?" (Jn 6, 68).
Se renueva hoy más que nunca la confianza en los jóvenes, en su deseo profundo de encontrar un sentido alto de la existencia y en su capacidad de conocer la verdad. De hecho son muchos los que hoy en día, con madurez, escuchan la voz de Cristo y se deciden a ir más allá de sus aspiraciones terrenas o de sus proyectos personales, llegando a descubrir en él aquella respuesta que calma la nostalgia del corazón humano. "Ven y sígueme", son las palabras que brotaron de los labios del Señor luego de que, como dice el Evangelista, él miró fijamente a los ojos al joven rico "y le amó". Fue, como dice el Santo Padre, "una propuesta de amor", que sólo puede realizarse en la vocación a la vida cristiana si esta es realmente "una respuesta de amor".
Publicado por ZENIT.org.- CIUDAD DEL VATICANO, sábado, 5 de marzo de 2011.

 

Derechos Reservados © 2011 Universidad Miguel de Cervantes. Mac Iver 370. Santiago Centro,
C.P. 8320170. Chile. / Teléfono: +56 (2) 2 927 34 00


calendario

+56 (2) 2 927 34 01
+56 (2) 2 927 34 02