La esperanza, la más pequeña de las virtudes, pero la más fuerte