Tomás Moro, un abogado ejemplar. José Gómez Cerda