Vigencia del discurso y la palabra. Parte IV