COMUNICADO DE LA UNIVERSIDAD MIGUEL DE CERVANTES