25 años después de la encíclica Ut unum sint, para que todos sean uno,del Papa san Juan Pablo II