La diplomacia de Francisco: La Misericordia como proceso político