¿Se contraponen la economía y la religión?